CORDERO ASADO AL HORNO

lechazo asado al horno electrico

RECETA DEL CORDERO ASADO AL HORNO

Cordero asado al horno. Todo un manjar de nuestra gastronomía. El animal, puede ser «lechal», típico del norte de Castilla y León o, un cordero ya más mayorcito, que haya probado la hierba, típico de regiones más al sur. Cada uno, puede elegir la pieza que más a mano tenga o más le guste. Al final, el proceso de cocinado será el mismo. Un cordero asado al horno en sus jugos, sin más ingredientes añadidos. Si acaso, un poco de sal y de agua y…. Nada más. Así, tendremos un asado que sabrá justo a eso ¡a cordero asado de verdad!

INGREDIENTES para 4 personas:

  • 1/2 cordero
  • 1 vaso de agua
  • sal

COMO HACER CORDERO ASADO AL HORNO DE CASA

Tiempo necesario: 2 horas.

El cordero asado al horno, es un manjar sin parangón muy fácil de hacer

  1. Salamos la pieza

    Ponemos el cordero en una bandeja de horno. Previamente debe estar despiezado y preparado para asar. En la carnicería, si lo pides, te lo cortan para este fin. Una vez en la bandeja, regamos el cordero con bastante agua y después lo salamos por todas sus caras. Es posible que el cordero no te quepa o te quepa justo en la bandeja de horno. No te preocupes mucho por esto, siempre que quepa en el horno, pues durante el asado, va a menguar mucho.

  2. Si tenemos la cabeza, le hacemos una preparación especial

    La cabeza la ponemos también en la bandeja de horno y la regamos de agua, con su pizca de sal. Al igual que el resto del cordero. La diferencia es que vamos a colocarlas, con el cerebro mirando hacia arriba. Hacia donde después, estará la resistencia superior del horno. Vamos a tapar los cerebros con un buen puñadito de pan rallado. Así, protegemos el cerebro del calor excesivo del horno y de paso, conseguiremos una capa exterior crujiente muy interesante.

  3. Lo introducimos en el horno

    Calentamos el horno a 220ºC. Cuando esté caliente, metemos la bandeja en el interior, en la rendija del medio. Con calor arriba y abajo.

  4. Cada 20 minutos, regamos el cordero asado al horno con sus propios jugos

    Cada 20 minutos, vamos regando con más agua al cordero. En principio, lo haremos con los propios jugos que vayan soltándose en el fondo de la bandeja. Si ésta se queda seca, echamos inmediatamente más agua. En la bandeja, siempre tiene que haber agua y jugos, para que haya vapor en el interior del horno en todo momento. Los cerebros, no los regamos, para evitar que el pan rallado se moje.

  5. Pasada una hora, le damos la vuelta

    Pasada la hora -recuerda regar el cordero cada 20 minutos- sacamos la bandeja del horno y le damos la vuelta a todo el cordero, para que se cocine por la otra cara. La cabeza, también para que se tueste lo que viene siendo la cara. Volvemos a introducir en el horno y dejamos cocinar otros 30 minutos, más o menos. Hasta que esté bien dorado. Seguimos regando cada 20 minutos

  6. Retiramos y dejamos reposar

    Llegados a este punto, con la pieza ya bien dorada, retiramos del horno. Servimos en vasijas de barro, o en otro recipiente que tengas por casa y dejamos reposar 5 minutos. Es entonces cuando servimos.

Después de ese reposo de 5 minutos, servimos nuestro cordero asado al horno de inmediato. Si te sobra, puedes recalentarlo y servirlo en otro momento pero, ya nunca va a quedar como recién hecho. Otra idea, preparar croquetas con él ¡Son de otro nivel!

MÁS EN COCINA CASERA Y FÁCIL

Flamenquines cordobeses

Croquetas de pollo

Paletilla de cordero al horno

Si te ha gustado esta receta puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy como FacebookTwitter e Instagram

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies

#FrenarLaCurva