PECHUGAS DE POLLO EMPANADAS CRUJIENTES

Como hacer pechugas de pollo rebozadas crujientes. Fáciles de hacer. Con esta técnica, obtendremos unas pechugas mucho más crujientes y jugosas que las convencionales

RECETA DE LAS PECHUGAS DE POLLO REBOZADAS CON HARINA

¿Cómo hacer que el típico pollo a la plancha quede más jugoso? Muy fácil, empanándolo. Haciendo estas pechugas de pollo rebozadas crujientes, obtendremos como resultado un pollo más rico, jugoso y de mayor calidad. En contraposición, también obtendremos un pollo más calórico ya que, hay que freírlo en abundante aceite. No obstante, si te preocupa este dato, también puedes hornearlo. Lo explicaré con más detalle a continuación. Obtendrás un pollo un pelín más seco que frito pero, mucho más jugoso que a la plancha. Para preparar estas pechugas de pollo rebozadas crujientes necesitarás estos pocos ingredientes

INGREDIENTES para 2 personas:

  • 2 pechugas de pollo
  • harina
  • 1 huevo
  • pan rallado
  • aceite

COMO HACER PECHUGAS DE POLLO REBOZADAS CRUJIENTES:

1.- Fileteamos las pechugas, si no las tenemos ya en este estado. Se lo podemos pedir al carnicero o si no, podemos hacerlo nosotros en casa. Al final, necesitaremos unos filetes de alrededor 1 o 2 cm de grosor. Cuanto más grosor tengan, más jugosas quedarán las pechugas pero también, más riesgo a que queden crudas en su interior, si finalmente nos decantamos por freírlas. Si es el caso, puedes hacerlo con un aceite más moderado de temperatura, para que el calor penetre bien en el interior

2.- Salpimentar las pechugas del pollo en sus dos caras

3.- Las empanamos. Para ello primero las pasamos por harina. Después por huevo batido y finalmente por pan rallado. Que quede bien impregnado de estos tres ingredietes. El pan rallado será el ingrediente que le de el toque crujiente aunque, puedes sustituirlo por copos de maíz sin azúcar. Quedarán aún más crujientes

4.- Una vez estén todas empanadas, las metemos en el congelador 10 minutos. Así, nos aseguramos que el empanado se asiente bien en las pechugas de pollo

5.- Ahora, dos opciones. La primer está en freír en abundante aceite a alrededor de 180ºC. Que las cubra por completo. Las retiramos cuando queden bien doradas. La otra opción es ponerlas sobre papel de horno y meterlas, con el horno previamente calentado a 200ºC, en la rendija del medio. Dejarlas aquí alrededor de 20 minutos.

6.- Si las hemos frito, dejar reposar un par de minutos en papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite

Así de fácil tendremos estas pechugas de pollo rebozadas crujientes ¡Con mucha más gracia que las pechugas de pollo a la plancha!

Si te gustan estas pechugas de pollo rebozadas crujientes, puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy como Facebook, Twitter e Instagram

MÁS EN COCINA CASERA Y FÁCIL:

Pechugas de pollo rellenas de jamón y queso

Pechugas en salsa de tomate

MÁS RECETAS:

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR
Aviso de cookies