TORRIJAS CASERAS DE VINO

RECETA DE LAS TORRIJAS DE VINO DULCE

Torrijas caseras de vino tinto. Receta original basada en las torrijas de toda la vida. El vino le dará un toque especial que tus comensales no olvidarán fácilmente. Además, estarán acompañadas de un almíbar de sabor inigualable y muy fácil de hacer. Apta para todos los públicos, cero alcohol. Veamos entonces como elaborar estas torrijas de vino tinto dulce.

INGREDIENTES para 4 personas

  • 1 barra de pan con mucha miga
  • 1l de vino dulce
  • 1 cáscara de naranja
  • 3 huevos
  • 1 rama de canela
  • 1l Agua
  • Azúcar y canela molida
  • Aceite para freír

COMO HACER LAS TORRIJAS CASERAS AL VINO TINTO

Tiempo necesario: 40 minutos.

Veamos a continuación cómo preparar de manera fácil estas torrijas al vino dulce

  1. Preparamos la base de las torrijas.

    Sobre una tabla de cocina ponemos el pan que previamente habremos dejado secar durante un día. Con un cuchillo de filo dentado lo cortamos en rebanadas en diagonal, con una anchura de 3 o 4 centímetros. De esta manera tendremos torrijas más grandes.

  2. Infusionamos el vino tinto.

    En una cazuela alta, vertemos el vino. Después, echamos también la cáscara de la naranja sin su parte blanca y la rama de canela. Una vez dentro, lo ponemos todo a fuego fuerte hasta que empiece a hervir. Seguidamente tapamos la cazuela, apagamos el fuego, y dejamos que infusione durante unos 30 minutos.

  3. Mojamos las rebanadas de pan con el vino.

    En un recipiente de superficie amplia, colocamos las rebanadas de pan. Una vez puestas, vertemos el vino tinto aromatizado anteriormente y dejamos que las torrijas se empapen bien durante 5 minutos.

  4. Impregnamos cada una con huevo.

    En un bol o en un plato hondo, ponemos tres huevos y los batimos con un tenedor, unos 30 segundos. Una vez hecho cogemos cada una de las torrijas de su recipiente con cuidado y las pasamos una a una por el huevo batido. Que se embadurnen bien de él.

  5. Las freímos.

    En una sartén calentamos aceite a fuego fuerte. Una vez caliente, introducimos las torrijas en pequeñas tandas. Dejamos que se frían inicialmente durante unos 2 minutos. Pasado ese tiempo, les damos la vuelta y dejamos freír la otra cara otros 2 minutos. Una vez fritas, las dejamos sobre un plato con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.

  6. Preparamos el almíbar.

    En la cazuela donde habíamos hecho la infusión inicial, volvemos a introducir el vino que nos haya sobrado del remojo de las torrijas. Añadimos además la misma cantidad de agua y una cucharadita de azúcar. Ahora cocinamos a fuego suave hasta que la mezcla reduzca en un tercio su volumen.

  7. Empanamos las torrijas de vino tinto.

    En otro plato vamos a echar dos o tres cucharadas de azúcar y otra cucharada de canela, y con un tenedor las mezclamos bien. Hecho esto, cogemos cada una de las torrijas de su plato y las rebozamos bien en esta la mezcla.

  8. Echamos el almíbar sobre las torrijas.

    Vertemos con cuidado y a nuestro gusto el almíbar que hemos hecho en el paso 6, sobre las torrijas. Las emplatamos y ya por fin, estarán listas para ser servidas.

Y aquí tienes un postre de bandera, las torrijas caseras al vino tinto. Exige un tiempo para preparar el vino, pero la espera vale la pena. Plato único en su especie, de verdad. Digno de aparecer en el menú de cualquier restaurante que se precie. No lo dudes, ¡pruébalo!

MAS EN COCINA CASERA Y FACIL

Albóndigas de bacalao en salsa verde

Arroz con leche

Leche frita receta

Si te ha gustado esta receta puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy como FacebookTwitter e Instagram

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

#FrenarLaCurva