TORRIJAS CARAMELIZADAS

Torrijas caramelizadas: por Gorka Barredo

RECETA DE TORRIJAS CARAMELIZADAS

¡Cómo nos gustan las recetas tradicionales! Recetas que conocemos desde que éramos pequeños y que año tras año siguen en boca de todos. Si hay un plato típico en nuestro país conocido por todos son las torrijas. Se trata de un postre elaborado con una rebanada de pan -habitualmente de unos 2 días- empapada en leche, almíbar y vino y tras ser rebozada en huevo se fríe. Finalmente se endulza con miel, azúcar o melaza y se aromatiza con canela. Aunque parece una receta muy sencilla, su sabor es delicioso. Ya conoces nuestra receta de torrijas tradicionales pero en esta ocasión vamos a elaborar unas torrijas con un toque diferente, unas torrijas caramelizadas. Lo vamos a hacer de dos maneras, primero fritas y luego sin freir pero con una diferencia de las tradicionales, no las vamos a pasar por huevo antes de freír, el huevo lo añadiremos a la leche infusionada. También te enseñaré unos trucos para que las torrijas queden bien caramelizadas. Veamos los ingredientes que necesitamos para elaborar este delicioso postre: 

Torrijas caramelizadas. Una receta tradicional muy sencilla de hacer. También encontrarás aquí la versión de torrijas caramelizadas sin freir

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 barra de pan de dos días o pan especial para torrijas
  • 500ml de leche
  • 1 rama de canela
  • 1 rama de vainilla
  • peladura de naranja y/o limón
  • 1 huevo
  • 80g de azúcar (para la leche)
  • azúcar para hacer el caramelizado
  • aceite

COMO HACER TORRIJAS CARAMELIZADAS FRITAS

  1. Para comenzar, en una cazuela pequeña ponemos la leche junto con la rama de vainilla y canela. Agregamos también la peladura de naranja o limón. Llevamos a ebullición, tapamos la cazuela y dejamos que se enfríe la leche mientras se infusiona.
  2. Mientras tanto, cortamos el pan en rebanadas de unos 2 o 3 cm de grosor. Para hacer nuestras torrijas caramelizadas puedes utilizar un pan de unos 2 días o preparar tu propio pan especial para torrijas.
  3. Cuando la leche se haya enfriando, retiramos las ramas de vainilla y canela y la peladura de los cítricos. Añadimos un huevo y el azúcar y batimos bien, con ayuda de unas varillas, hasta integrar todos estos ingredientes.
  4. Ahora colocamos cada rebanada de pan en una fuente de horno y añadimos la leche infusionada. Dejamos que las rebanadas de pan absorban bien esta leche y pasados unos 10 minutos las damos la vuelta que se empapen bien por el otro lado. 
  5. Hecho esto, continuamos con la elaboración de nuestras torrijas caramelizadas. En una sartén a fuego medio, ponemos a calentar un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, agregamos las rebanadas de pan. Dejamos que se cocinen brevemente por cada cara. Lo vamos a hacer por tandas para que el aceite se mantenga caliente. Una vez tengamos nuestras torrijas listas las reservamos en un plato. 
  6. A continuación, esparcimos por la superficie de cada torrija un poco de azúcar. Con ayuda de un soplete de cocina caramelizamos su superficie. Les damos la vuelta y hacemos lo mismo por el otro lado. Cuando el caramelo se haya enfriado, servimos inmediatamente.

Si te gustan las torrijas tradicionales, no puedes perderte estas torrijas caramelizadas. El sabor del caramelo le da un toque crujiente a este postre y su sabor es… ¡Pura Ambrosía! Su elaboración es muy sencilla y estoy seguro que si las preparas, sorprenderás a todas tus invitados. 

COMO HACER TORRIJAS CARAMELIZADAS SIN FREIR

La elaboración de las torrijas caramelizadas sin freir es muy similar a las torrijas caramelizadas fritas con la única excepción que, cuando las empapamos en la leche infusionada las colocamos en un plato y procedemos a caramelizarlo sin freírlas previamente. 

Se puede caramelizar de dos maneras. Una de ellas es, en una sartén con un poquito de aceite caliente ponemos la torrijas con el azúcar por una de sus partes. Dejamos que el azúcar se caramelice mientras ponemos azúcar por la otra parte. Hecho esto la damos la vuelta y volvemos a caramelizar. Las reservamos en un plato hasta que se enfríen y servimos. La otra forma no necesita nada de aceite: una vez las hayamos empapado bien en leche, escurrimos la leche sobrante y las ponemos en un plato. Sobre una de las superficies ponemos un poco de azúcar y con un soplete de cocina caramelizamos su base. Aquí aconsejo poner una doble capa de azúcar caramelizada porque al no freírlas con anterioridad, la humedad de la torrija hará que el azúcar no caramelice bien con una sola capa. Hecho esto la damos la vuelta y caramelizamos la otra parte. Cuando estén frías, servimos inmediatamente.

El sabor de las torrijas caramelizadas sin freir no difiere de las fritas. Quedan igual de deliciosas y con menos calorías. ¡Pruébalo!

Deja tu comentario

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD RECETERA! 😋

X