Categoría:
Nivel: Fácil
Tiempo de preparación: 60 minutos

ROSQUILLAS DE SAN BLAS

Rosquillas de San Blas: por Verónica Redondo

RECETA DE LAS ROSQUILLAS DE SAN BLAS

Rosquillas de San Blas. ¿Quién no conoce este dulce? Seguramente las has probado en alguna ocasión. Son las rosquillas típicas de los puestos o casetas de ferias y romerías. Esas tradicionales rosquillas blancas que suelen lucir colgadas de los tejados de las mismas, empaquetadas en hilera y atravesadas por una ramita de laurel. Desde pequeño recuerdo lo que disfrutaba comiéndolas, con aquel dulce y anisado sabor. Hoy quiero traer al presente aquel recuerdo y compartirlo contigo. No tiene mayor dificultad que las de unas rosquillas normales ya que, a cambio de tener que preparar un glaseado, no vamos a necesitar freírlas y el horno trabajará por nosotros, lo que además, restará calorías a nuestras rosquillas de San Blas.

HISTORIA DE LAS ROSQUILLAS DE SAN BLAS

El día 3 de febrero es el Día de San Blas, una festividad que se celebra en España y también en muchos países del mundo. San Blas era un médico y obispo de origen armenio que vivió en el siglo IV d.C. y fué considerado un mártir cristiano ya que era conocido por su don de curación milagrosa. Como en buena festividad, se elaboran dulces típicos como el rosco de San Blas, un rosco, rosquilla o bizcocho con glaseado por encima. Según el lugar o el país, la tradición dice que estos dulces se bendicen para que quien los coma, no tenga problemas de garganta. También es tradicional las tortas de txantxigorri o los caramelos.

Para elaborar las rosquillas de San Blas tradicionales, necesitas los ingredientes que te muestro a continuación:

Rosquillas de San Blas. Una elaboración típica de las casetas y romerías. Las has visto en muchos sitios, seguro ¡haz las tuyas propias!

Ingredientes para 8 personas:

  • 3 huevos
  • 75 g de azúcar
  • 75 ml de aceite de oliva
  • 300g de harina
  • 1 cucharada de anís verde en grano
  • 1 limón rallado
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita bicarbonato
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 1/4 de vaso de licor de anís dulce
  • 250g de azucar glas

COMO HACER LAS ROSQUILLAS DE SAN BLAS AL HORNO

  1. En un bol o en un recipiente amplio, ponemos los huevos junto con el azúcar y batimos con unas varillas hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación, añadimos el aceite de oliva y la ralladura del limón. Batimos nuevamente para que todos los ingredientes se mezclen.
  2. Hecho esto, en un mortero, ponemos la cucharada de anís verde y lo machacamos hasta conseguir un polvo fino. En el mismo bol, con un colador, tamizamos el anís. Agregamos una pizca de la sal y el bicarbonato y mezclamos de nuevo, hasta que todos los ingredientes se hayan integrado.
  3. Añadimos la harina por tandas, tamizándola también con un colador. En la primera tanda, añadimos unos 100g de harina y removemos con un tenedor para que no queden grumos. Cuando se haya integrado, añadimos otros 100 más y volvemos a integrar. Volvemos a repetir este paso una tercera vez.
  4. Una vez hayamos integrado toda la harina, comenzamos a amasar con las manos durante unos pocos minutos. Al final nos quedará una masa de rosquillas de San Blas fuerte pero un poco pegajosa. Luego dejamos que repose alrededor de unos 10 minutos para que se asiente la masa.
  5. Pasado el tiempo, comenzamos a preparar las rosquillas. Para ello, vamos cogiendo pequeños trocitos de masa y le damos forma de rosquilla. Una vez le demos la forma deseada a cada rosquilla, las colocamos sobre una bandeja de horno forrada de papel para hornear.
  6. Después, introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 165ºC. Dejamos que las rosquillas de San Blas se horneen durante alrededor de unos 25 minutos. Cuando comiencen a dorarse, retiramos la bandeja del horno y dejamos que se enfríen.
  7. Es el turno de preparar el glaseado. Para ello, colocamos las claras de los huevos en un recipiente amplio y le añadimos el jugo de limón. Batimos todo con unas varillas hasta obtener un merengue en punto de nieve. A continuación, añadimos el licor de anís y continuamos batiendo.
  8. Cuando tengamos listo el merengue, añadimos el azúcar glass y lo integramos, mezclándolo con movimientos envolventes. Finalmente, pintamos cada rosquilla con una buena cantidad de esta mezcla y las reservamos hasta que el merengue se haya cuajado. Esto puede llevar de 12 a 24 horas. Pasado ese tiempo, nuestras rosquillas de San Blas estarán listas para servir.

Las rosquillas de San Blas son un postre con menos dulzor que las rosquillas fritas. Como has podido comprobar son un postre muy fácil de hacer con la que disfrutará toda la familia. Incluso los más pequeños de la casa pueden ayudarte a prepararlas.

Más recetas caseras y fáciles:

Si te ha gustado esta receta puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy como FacebookTwitter e Instagram
loading...

Deja tu comentario

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD RECETERA! 😋

X