TARTA DE QUESO Y CARAMELO

Tarta de queso y caramelo
Tarta de queso y caramelo

Tiempo de Preparación: 12 hours

 

TARTA DE QUESO Y CARAMELO

 

La tarta de queso y caramelo o cheesecake es el habitual postre de tarta de queso con mermelada que conocemos todo el mundo, pero recubierta con caramelo, en vez de la susodicha mermelada. Es una tarta fría y por tanto, sin horno. Y es muy fácil de hacer. Puedes comprar el caramelo ya hecho o mejor aún, hacerlo tú mismo. Saldrá más económica hacerla así y además sera 100% casera. Los ingredientes para hacer esta tarta de queso y caramelo son los siguientes:

 

INGREDIENTES PARA HACER LA TARTA DE QUESO EN UN MOLDE DE 18CM (6 personas)

 

  • 20 galletas tipo maría (120g)
  • 75g de mantequilla
  • 500g de queso crema tipo philadelphia
  • 500g de nata para montar o crema de leche para batir
  • 80g de azúcar
  • 6 hojas de gelatina neutra (o 10g de grenetina en polvo)

 

PARA EL CARAMELO

 

  • 100g de azúcar + 2 cucharadas de agua
  • 50ml de agua para echárselos al final

 

RECETA DE LA TARTA DE QUESO Y CARAMELO:

1.- Con las manos rompemos las galletas tipo maría, que pueden ser de otro tipo si lo prefieres, y las metemos en una licuadora, picadora, procesadora de alimentos o cualquier otro instrumento para triturar alimentos que tengamos por casa. Después, trituramos bien la galleta

2.- Una vez esté bien triturada ponemos la galleta triturada en un bol y le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente, para que se integre mejor. Con la ayuda de un tenedor, la integramos con la galleta hasta que quede como una arena húmeda

3.- Ponemos esta mezcla en el fondo de un molde desmontable para tartas. Al molde, previamente lo hemos untado bien con mantequilla, para que la tarta nos se pegue a él. Con un vaso o una cuchara, aplastamos la mezcla por toda la superficie del molde hasta que haya quedado uniformemente por toda la superficie de éste. Es importante que no queden huecos libres. Que sea capaz de retener bien la mezcla que echaremos después. Una vez esté bien aplastado, metemos en la nevera mientras hacemos el siguiente paso.

4.- Preparamos lo que será la tarta en sí. En una olla ponemos la nata, el queso crema tipo philadelphia (que puede ser de cualquier marca) la gelatina neutra o grenetina y los 80g de azúcar. Calentamos a fuego suave y mezclamos bien con una cuchara o varilla. No debe llegar a hervir. De hecho, lo calentamos tan solo para poder integrar bien todos los ingredientes y que no queden grupos.

5.- Una vez estén bien integrados y sin grumos, lo ponemos sobre la base de galletas, que ya estará algo fría de la nevera y más compacto. Después devolvemos todo a la nevera durante un par de horitas. Hasta que la tarta haya cuajado parcialemente (por su superficie)

6.- Mientras la tarta reposa, preparamos el caramelo. En otra olla ponemos los 100g de azúcar y las dos cucharadas de agua. Calentamos a fuego suave

7.- Cuando esté caliente y sin apartar del fuego (que lo tenemos suave), removemos con mucha frecuencia. Removemos 5 segundos y dejamos de remover otros 10. Así constantemente y con paciencia. Pasados los minutos y poco a poco, el azúcar se irá tornando marrón.

8.- Cuando haya obtenido un color dorado, echamos el agua. Échala caliente para que el caramelo no cristalice. Y hazlo tan pronto tenga un color marron intenso porque como lo dejes un poco más de tiempo, se quemará y ¡sabrá a rayos fritos! De todas formas ¡JAMÁS pruebes esto en caliente porque el caramelo líquido alcanza temperaturas superiores a los 150ºC!

9.- Una vez hayas echado el agua, deja cocer un minuto más. No metas la mano para remover ni nada porque los vapores que emanan también queman mucho. Tan solo deja cocer un minuto más, después retira del fuego y pon el caramelo en un cuenco que aguante bien el calor. Después deja que se temple un poco ahí, a temperatura ambiente

10.- Cuando la tarta de queso haya cuajado parcialmente, echa el caramelo aún algo caliente (se echa más fácil estando algo caliente) en su superficie. No eches demasiado, tan solo lo suficiente para que cubra con una fina capa su superficie. Hecho esto devolvemos la tarta al molde y la dejamos que repose toda la noche. ¡Al día siguiente ya tan solo queda desmoldar!

 

Unos cuantos pasos pero es muy fácil de hacer esta tarta de queso y caramelo. Espero te animes a prepararla y sobre todo ¡Espero que te encante!

 

Si te gusta esta tarta de queso y caramelo por favor, compártela en tu red social favorita. ¡Esto me ayudaría mucho!

 

MÁS EN COCINA CASERA Y FACIL:

Tarta de Oreo

Tarta de queso y mermelada

 

 

MÁS RECETAS:

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies